Factores como el calor, la humedad o una colocación inadecuada pueden causar daños o desperfectos en el papel pintado. En esos casos, es imprescindible actuar con rapidez para corregirlos y no permitir que la situación se agrave. Así evitarás tiempo y costes innecesarios.

A continuación te mostramos cuáles son los errores más comunes y qué medidas tomar para repararlos de forma sencilla y eficaz.

Cómo arreglar el papel pintado que se ha deteriorado

3 inconvenientes que aparecen en el papel pintado y su solución

En general, los principales errores que deslucen el papel pintado son los siguientes:

  1. Formación de burbujas. Es uno de los problemas más habituales y a la vez sencillos de reparar. Ocurre porque la cola va dejando salir gases y, si no se ha alisado el papel con precisión, estas pueden tener la fuerza de crear cápsulas de aire. Utiliza un alfiler para pincharlas y permitir que salga el aire sin que el orificio se perciba a simple vista.
  2. Los extremos o bordes del papel comienzan a despegarse. ¿Tienes por casa un pincel fino? Si es así, tenlo a mano: es lo que necesitas. Empléalo para poner cola en aquellos lugares que se hayan ido levantando. Después, presiona de forma que la cola sobrante se marche hacia fuera y pueda retirarse con una esponja limpia. Hay que ser paciente y respetar los tiempos de secado para asegurar los mejores resultados.
  3. Rotura y/o desgarros del papel pintado. Ahora ya no hay truco que pueda hacer “un apaño”. En esta situación debe colocarse un trozo nuevo del mismo papel, a poder ser en forma rectangular o cuadrada. Ten en cuenta que, si el papel ya lleva tiempo colocado, puede haber variaciones entre el tono del nuevo y el viejo y quizá sea necesario un reemplazo mayor de material.

A todo esto, hay que añadir que estos problemas no tienen por qué ocurrir si se ha instalado de manera correcta y por parte de profesionales.

Por eso, te animamos a contactar con Oller Decoració para el suministro, instalación y mantenimiento del papel pintado de tu hogar.

Contactar